Etiquetas

Imagen

Diego Grillo fue un famoso pirata, que llevó a cabo sangrientas batallas en América durante los siglos XVI y XVII, conocido popularmente por ser el primer pirata Cubano, pasó a la historia como el pirata negro.

Para hablar de este pirata, nos remontamos al último cuarto del siglo XVI, cuando un conquistador español que se dirigía a Tierra Firme (la actual Venezuela) conoce a una bella esclava africana. De esta unión nace un niño llamado Diego Grillo, nacido alrededor de 1550, en La Habana. Fue criado en un entorno hostil, ya que nace esclavo. Cuando tenía trece años escapa de su destino y huye del cautiverio. Se une a unos bucaneros españoles que comercian en el litoral antillano, con los que adquiere grandes habilidades como marinero.

Pero en 1572, su vida vuelve a cambiar cuando es capturado en Isla de Pinos por el pirata Francis Darke, el cual ve al joven con un gran carisma, audacia y espíritu aventurero, y termina tomándolo bajo su tutela y llevándolo consigo a Inglaterra. Una vez allí, nuestro protagonista es militado por ingleses, y a sus 22 años ya es un ilustre marinero para sus Reyes, los cuales le dispersan innumerables honores por sus servicios.

Unos años después, vuelve al Caribe en una expedición como segundo al mando, capitaneada Drake, el cual, al poco tiempo muere, lo que convierte a Grillo en capitán (1595).

Tras esta expedición, se alejó de las aventuras del océano, que le habían dado tanto oro y fama. Pero tras ese descanso Diego vuelve a las Antillas acompañado por Cornelio Jols, uno de los más grandes y conocidos piratas de la historia. Juntos comienzan una sangrienta etapa en la que atacan a navíos españoles, de los cuales no hacen esclavos, ya que mataron a todos sus tripulantes. Llegan incluso a capturar un convoy de once naves, lo que para cualquier otro pirata hubiera sido motivo de retiro para disfrutar las riquezas del botín.

Pero Diego Grillo dio un último golpe: En 1619 planificó y llevó a cabo en la bahía de Nuevitas (refugio de los barcos que se dirigían a España cargados de oro), el asalto a un convoy de seis fragatas, batalla de la que salió exitoso.

Después, de aquel acontecimiento, no se supo más de él, pero al parecer el botín fue de tan grandes magnitudes que el pirata negro decidió desaparecer del mapa y dejar tras él, el sello que lo identifica como uno de los más grandes piratas que existió.
A pesar de ser terriblemente sanguinario, esto no afectó su trato como todo un caballero con las mujeres del vencido y lo demuestra lo acontecido con la viuda del Gobernador de Campeche, Doña Isabel de Caraveo. Después de haber saqueado aquella villa y para evitar los ultrajes a que estaba expuesta la española por los demás piratas, Diego le colocó una guardia personal con un cuidado especial y la puso en tierra sana y salva, cerca de Campeche.

El más mítico de los piratas cubanos, saqueó además Veracruz, Cartagena y siempre asedió La Habana, aunque cada vez que la asaltaba lo hacía para visitar y besar a su anciana madre, negra liberta, y acariciar algún amor no olvidado

Otros datos que pudieran resultar de interés, son la existencia de un cayo de Diego en la costa septentrional de Pinar del Río, que recuerda a Diego Grillo, quien durante muchos años mantuvo su acción por aquellas tierras y hasta un establecimiento nocturno en Cayo Largo del Sur lleva el nombre del mítico pirata.

Nota:
El creador de la bandera que identifica a un barco pirata (“la bandera de Jack el Calicó”), nombre por el cual era conocido por el colorido de sus ropajes, se llamaba Jack Rackham. Fue un pirata inglés, famoso por llevar en su navío a dos mujeres: Anne Bonny y Mary Read. Fue ahorcado en 1720.

Anuncios