Imagen

El primero oficial fué el 24 de febrero de 1895 …coincidiendo con el “Grito de Baire”…

Los carnavales de Cuba y en especial en La Habana tienen una larga historia y tradición. A los paseos de carnaval concurrían en la capital todas las clases sociales, en carruajes, a caballo y a pie, con máscaras o como simples espectadores. Ya en la colonia desfilaban decoradas carrozas con bellas criollas.

En quitrines y volantes, de acuerdo con su posición económica, lucían nuestras tatarabuelas, bisabuelas y abuelas, su belleza, su gracia y su elegancia y desde ventanas, balcones y azoteas, presenciaban el paseo carnavalesco o tomaban parte en el mismo lanzándoles flores a las bellas ocupantes. Más tarde los automóviles sustituyen los coches, y las flores fueron desalojadas por las serpentinas y confetti.

Esta registrado el primer paseo del carnaval habanero en la noche del 24 de febrero de 1895. Coincidiendo con el Grito de Baire, que daba inicio a la tercera y definitiva Guerra de Independencia. El público que presenciaba a lo largo del Paseo del Prado hasta bien adentrado el Campo de Marte, aquel primer paseo de carnaval, no daba importancia a la noticia voceada por los chiquillos que agitaban en sus manos aquel “extra” del periódico”.

Otro historiador (Graciel Oviedo Haza) ubica dichas festividades mucho antes: “Los carnavales de La Habana tienen más de 187 años… si tomamos como referencia el año 1823, fecha en que el Gobernador Dionisio Vives autorizó a los cabildos a recorrer las calles de La Habana, reconocido antecedente de las actuales comparsas…”

Pero incluso ya se realizaban desde antes de 1585 con diferentes nombres: antruejos, carnestolendas, mascaritas y finalmente carnavales.

Sus raíces los sitúan en los días que los amos daban de descanso a los esclavos africanos para poder cantar y bailas sus danzas y cantos autóctonos. El día seis de Enero, en la fiesta de Reyes, y coincidiendo con el Corpus Christi, se les permitía unos días de asueto a su esclavitud.
“El añorado Día de Reyes, cuando podían reunirse por naciones para hacer sus bailes bajo los balcones de las casas principales, o entrar al propio palacio de Gobierno para desarrollar sus artes en el patio y recoger después del saludo algunas monedas, tal vez para la compra de la libertad de un miembro del grupo…”

Las guerras independentistas entre 1869 y 1895, obligaron a la Corona suspender los carnavales en toda la Isla, de ahí el incidente al reiniciarse los Paseos aquel 24 de febrero en la capital.

Pero el carnaval renace siete años después, con el establecimiento el 20 de mayo de 1902 “En esos paseos hizo su aparición –por vez primera en Cuba—un automóvil, o lo que fuere, propiedad de la familia Zaldo, que recorrió triunfante el itinerario… La vestimenta de los automovilistas de la época constituyó un verdadero disfraz…”

Tras la construcción del Capitolio Nacional en 1929, los desfiles del carnaval emplearon el Paseo del Prado hasta la Fuente de la India, a la derecha del Capitolio. En esos paseos se mezclaban comparsas, carrozas, disfraces, autos decorados, muñecones y diversos transeúntes. Durante esa etapa, la presidencia y el jurado se ubicaban en los bajos de la escalinata del magno edificio.

ANÉCDOTA:
En 1912 ocurrió una reyerta que sostuvieron los de la comparsa “El Gavilán” con los de “El Alacrán”, en ocasión en que esta última obtuvo el primer premio… Parece que fue en el Parque Trillo donde los de los gavilanes le arrebataron la figura del alacrán… Se llevaron este símbolo hasta el Parque Maceo, y le colgaron un cartel que decía: “Si en el barrio de Jesús María hay hombres, tienen que venir a liberar este alacrán que los de Ebión Efó tenemos en prisión”…Y claro está: Esperaron por la respuesta…Los de la potencia Ekerewá que dominaban “El Alacrán” respondieron al reto, fueron al combate y lograron el rescate del animal al precio de varias muertes y heridas por ambos bandos, ocasión en que el Gobierno volvió a prohibir la salida de las comparsas por espacio de varios años…”

Anuncios