Imagen

Anticipándose al uso de los satélites retransmisores de TV.

La “Major League Baseball” o Grandes Ligas, de 1955, fue vista en directo por los aficionados cubanos. Fue un juego de los “Yanquis” de Nueva York y los “Dodgers” de Brooklyn. Ocurrió el 1º de Octubre de 1955.

Esto fue posible gracias a algún “uso pionero e innovador de la tecnología”, evidentemente un fanático conocedor de esta tecnología, quien dio la posibilidad de que los aficionados cubanos pudieran disfrutar de tan importante juego.

Con un avión DC-3 de Cubana sirviendo de antena receptora, se transmitía en vivo, por primera vez hacia Cuba, la Serie Mundial de Pelota. Este avión voló en círculos entre Key West, Florida y La Habana, captando la señal de TV de Key West y retransmitiéndola a La Habana, donde se difundió al resto del país, anticipando por varios años el uso de los satélites retransmisores de TV.

El avión de Cubana voló un patrón circular entre Cayo Hueso y La Habana, que actuaba como una estación de relevo para la transmisión de señales de televisión en directo. El avión despegó una hora y media antes del partido y se mantuvo en el aire haciendo el recorrido previsto aproximadamente durante tres horas.

En este importante juego, el reconocido pelotero cubano Edmundo Amorós, leftfielder de los Dodgers, salvó el juego cuando estando las bases llenas por los Yankees. Cogió un batazo convirtiéndolo en double play terminando el inning y asegurando la victoria de los Dodgers. Los Dodgers ganaron así su primera Serie Mundial.

En un sitio web de la NASA se encuentra el esquema del diagrama utilizado para la distribución de señales y el sistema de mezcla. Y la siguiente nota técnica:
“Equipo a bordo del avión; las señales de vídeo recibidas de las estaciones de televisión en Miami y se retransmite a una estación que pertenece a una red de televisión cubana con cobertura sobre una gran parte del país. Las señales de audio se transmiten por separado por cable y de onda corta.”

Nota:
EDMUNDO AMOROS (SANDY) Habana (1930) –Miami ( 1972)
Amorós participó en (7) temporadas en el mejor béisbol del mundo con los equipos de Dodgers de Brooklyn (1952-57), Los Angeles Dodgers (1959-60) y termiminó su carrera con los Tigres de Detroit (1960) de la Liga Americana a la edad de (30) años.
Antes de subir a las Grandes Ligas el guardabosque cubano jugó (3) años en las Ligas Menores con el ST. Paul y Montreal. Su estadía en las menores fue muy buena siendo Campeón Bate con ST. Paul (337) y acumuló promedios de (353) y (352) con el Montreal. Asistió a (3) Series Mundiales con los Dodgers de Brooklyn (1952-55-56), su promedio de por vida en las Grandes Ligas fue de (255) en (517) partidos jugados. Además de jugar en las ligas mayores, participó en el béisbol de Cuba, México y Venezuela.

Anuncios