Imagen

Nació en Santiago de Cuba, pero desde muy pequeña se mudó a La Habana y fue ahí cuando formó al lado de su hermana Ana Luisa, el dúo Hermanitas Guillot, que se presentó con éxito en el programa de radio “La Corte Suprema del Arte”.

En 1938 inició su preparación musical con maestros como la soprano Hortensia Cohalla y el cantante Mariano Meléndez. A principios de la década de 1940 formó parte como segunda voz, del cuarteto Siboney, dirigido por la compositora Isolina Carrillo. El pianista Facundo Rivero, quien también formó parte de dicho cuarteto, descubrió las posibilidades de Olga como solista y la hizo debutar en La Habana en 1945, en el exclusivo “Zombie Club”, del cual ya hemos comentado en estas publicaciones..

En 1946 estrenó el bolero «La gloria eres tú», de José A. Méndez, y ese año grabó para Panart la versión en español de la melodía norteamericana «Stormy Weather»), con la que logró su primer éxito discográfico. En el mismo año, debutó en la emisora de radio 1010, a la que le siguieron sus actuaciones en Coco, RHC-Cadena Azul, Radio Progreso, etc. La Asociación de Críticos la seleccionó como la cancionera más destacada de Cuba. Ese hecho sirvió para que Miguelito Valdés la llevara a Nueva York a realizar unas grabaciones para el sello “Decca Records. En 1948, el tenor René Cabell la lleva a México, donde filma su primera película:”La venus de fuego”, junto a Meche Barba. Allí también grabó algunas piezas acompañada de la Orquesta de Gonzalo Curiel.

A partir de ese entonces, sus actuaciones se acrecentaron en los teatros más relevantes de Cuba y encabezó temporadas en los cabarets Sans Souci, Montmartre y Tropicana. En 1951, en el Teatro Nacional de Cuba, tiene lugar el acto de coronación como “la Reina del Radio Nacional”.

En 1952 y 1953 recorrió casi toda Latinoamérica y grabó con el respaldo del pianista y compositor Juan Bruno Terraza. En 1954, firmó contrato de exclusividad con el sello “Puchito” y grabó “Miénteme”, del mexicano Chamaco Domínguez, una de sus canciones más reconocidas, con la que en 1955 obtuvo el Disco de Oro. De 1954 a 1956, la Unión de Crónica Tele-Radial la proclamó la “Mejor Voz Cancionera de Cuba”.

En 1957 regresó a México, donde impuso en el primer lugar el bolero “Tú me acostumbraste”, de Frank Domínguez. También grabó para la firma “Musart”, acompañada por el maestro José Sabre Marroquín.

En 1958 viajó a Europa y actuó en el Palm Beach Casino, de Cannes, Francia.
En 1961, ya radicada en los Estados Unidos, se le entregó el Disco de Brillante por sus altas ventas, las mayores en Cuba de 1954 a 1960. En 1963, la Academia de Artes John F. Kennedy de Hollywood, le otorgó el premio Palmas de Oro como la Mejor Bolerista Latinoamericana.

Reconocida ya como una gran figura, el 31 de octubre de 1964 realizó su primer e histórico concierto en el Carnegie Hall de Nueva York. Fue la primera artista de habla hispana en presentarse en ese prestigioso teatro.

Participó en 16 películas, una de ellas, un célebre largometraje documental sobre la música cubana estrenado en 1964 titulado “Nosotros”, la música, donde cantaba junto a otro mito cubano, Bola de Nieve. La cantante no sólo era reconocida en Cuba, sino también en Nueva York y diversos países de Latinoamérica. Guillot compartió escenario, entre otros, con Sarah Vaughan, Edith Piaf y Nat King Cole.

En pocos años, conquistó al público con su manera apasionada de interpretar temas como “Tú me acostumbraste”, “Miénteme” y “La gloria eres tú”, entre otras, que fueron escuchadas en su voz por primera vez en muchos de los escenarios más importantes de América Latina, Europa y Asia. También firmó contrato de exclusividad con la empresa discográfica “Warner Music” en el 2000.

Decir Olga Guillot es recordar a cantautores como Agustín Lara, José Alfredo Jiménez, Lola Beltrán y José Antonio Méndez. Olga llevó el bolero a niveles de clásico, por lo que los especialistas no dudaron en llamarle “La Reina” del género.

Grabó unos 60 discos a lo largo de su carrera y varias calles del mundo llevan su nombre.
Con una carrera de 20 discos de Oro, 10 de Platino y uno de Diamante, Olga Guillot, o “La Reina del Bolero” es reconocida como toda una institución de la canción popular que se sigue escuchando en todo el mundo.

Es una de las figuras más trascendentales de la historia de la canción del siglo XX.

Anuncios