Imagen

Considerado entre los mejores 10 pesos pluma de todos los tiempos.

Eligio Sardiñas Montalvo (1910 –1988) conocido como Kid Chocolate, nació en la calle Santa Catalina número seis, en el popular barrio de El Cerro, La Habana, Cuba. Por muchos considerado el boxeador cubano de más fama internacional en todos los tiempos. Fue uno de los primeros boxeadores que estudiaba las películas de otros luchadores famosos e integraba sus movimientos, como las peleas de Joe Gans-Battling Nelson, Jack Johnson-Jim Jeffries y el Benny Leonard-Lew Tendler.

Su debut como boxeador profesional, oficialmente, ocurrió el 8 de diciembre de 1927, cuando le ganó a Johnny Cruz por decisión, en La Habana. En sus primeros 12 retos, obtuvo cinco victorias de nocaut.

En 1928, viajó a los Estados Unidos y empezó haciendo campaña en Nueva York. Ganó sus primeros nueve retos, cinco por el nocaut. La única persona que pudo escapar del ring sin una derrota contra Kid, fue Joey Scalfaro.

El estreno del cubano en Norteamérica se produjo el primero de agosto de 1928, en el campamento militar de Mittchefields, una base aérea en las afueras de New York. Su rival: Eddie Enos. La gran diferencia en talla y peso era notable. Mientras el americano saludaba a cuantos le vitoreaban, Chocolate hacía fintas, lanzaba golpes al aire y se movía intranquilo. Su pelo bien asentado tenía la raya cuidadosamente hecha a un lado, la trusa y la bata eran impecables y muy lustrosas las zapatillas. El kid de 18 años y 125 libras, semejaba, más que un gladiador, a un dandy salido de las calles del habanero barrio de Belén.

A la mañana siguiente, y pese a que sólo llevaba 50 días en New York, el Kid visitó su ya habitual tertulia de Lafayette. Entre las coristas trasnochadas y amigos de la colonia latina, festejaba su triunfo cuando cayó en sus manos un diario, en las páginas deportivas un titular: “Cuidado, de Cuba ha llegado una Nube Negra, le llaman Kid Chocolate”. Los fanáticos norteamericanos lo bautizaron como “Cuban Bon Bon” (El Bombón Cubano).

En 1929 empezó a reconocerse su nombre al entablar combates con figuras ya importantes. Tuvo 23 victorias continuando así invicto. También empezó a encontrarse a los buenos pugilistas, y entre ellos el campeón del mundo anterior Fidel La Barba, pegados por una decisión en diez. También al futuro campeón del mundo Al Singer, por una decisión en diez igual, y además a Graham Espeso, Vic Burrone y Gregorio Vidal. A todos derrotó.

En 1930, ganó dos veces de nuevo a Vic Burrone, como la parte de sus primeros siete retos. Fue entonces, cuando se enfrentó con Jackie Kid Berg, un inglesito de 27 años, quien se llevó el registro invicto de Kid Chocolate pegándolo en diez rondas. Ya para estos tiempos Chocolate, amante de la vida nocturna, de las noches de parranda y de las mujeres hermosas padecía de la enfermedad que se descubriría años más tardes y que aceleraría el declive de su carrera.

El 15 de julio de 1931 en Filadelfia, tras siete rounds, conquista el título mundial del peso superpluma, tras noquear en el séptimo asalto al ídolo local Benny Bass. Ese año perdió solamente ante Tony Canzoneri en un combate sin igual ante 19.000 aficionados.
El 13 de octubre de 1932 liquidaba en 12 asaltos a Lew Feldman para ganar su segundo título mundial, en versión de la Comisión del Estado de Nueva York.

Kid retuvo su título del mundo, incluso una tercera pelea con La Barba, dos veces antes de abandonarlo, en medio de una gira de boxeo por Europa que lo llevó a Madrid, Barcelona y París. Ganó todos sus combates en esa gira. Pero sufrió un severo retroceso al volver a América y el 24 de noviembre fue derrotado en el segundo round por Tony Canzoneri y un mes después, perdió su título mundial de Ligero, ante Frankie Klick, en Filadelfia.
Su carrera estaba en declive, se descubre oficialmente que padecía de sífilis, pero todavía estaba ganando, en 1934 ganó 47 de sus próximos 50 combates hasta que se retirara finalmente en 1938.
Durante toda su carrera boxística (1929-1939) que duró diez años, Kid Chocolate tuvo 136 victorias; de ellos ganó 51 veces por nocaut, solo perdió 10, entabló 6. Únicamente resultó noqueado por dos oponentes. Solía decir “El boxeo soy yo”.

Actualmente su nombre está en el “Salón de la Fama del Boxeo Internacional” junto a Bass, Berg y Canzoneri. Kid Chocolate era un artista del ring, que aprendió sus lecciones de los grandes boxeadores de la historia y pasó en esas lecciones otros hombres como Ray Robinson. Fue un luchador relumbrante con una velocidad y habilidad fantástica. Su mayor orgullo era bajar del ring fresco y sin despeinarse, como si nada hubiese sucedido.

Está considerado entre los mejores 10 pesos pluma de todos los tiempos.

Anuncios