Imagen

Babalu ayé es una de las deidades de la religión yoruba.

El 16 de diciembre, víspera del día de San Lázaro, miles de cubanos acuden a su Santuario a 30 kilómetros al suroeste de La Habana, para venerar a quien los católicos identifican con San Lázaro Obispo y los santeros con Babalú Ayé. La pequeña iglesia, poco más que una ermita, se halla en el pueblo de Rincón. Próximo al santuario se encuentra el sanatorio de leprosos. Dentro del santuario, además de la iglesia, hay un manantial o pequeña fuente.

La procesión hacia el santuario comienza sobre las 5:00 de la tarde, el flujo de peregrinos hacia el santuario de El Rincón en Santiago de las Vegas es constante. Por la noche se celebra la Santa Misa Víspera del Día de San Lázaro, bajo carpa, en el parqueo de la iglesia, como es costumbre, y en esa misma Iglesia a las 8 de la noche será la Santa Procesión por las calles de la ciudad.

La caminata de cinco kilómetros, desde el pueblo de Santiago de las Vegas hasta el Santuario, muchos la cumplen vestidos con tejidos de yute o ropa de color morado. Decenas de fieles se martirizan durante el camino y entran al templo extenuados, arrastrándose, de rodillas, rodando o dando volteretas. Algunos arrastran un bloque de cemento, otros llevan rocas, grilletes o incluso un trozo de raíl. Un hombre rodó por la ruta con dos velas encendidas sujetadas con los dedos de los pies.

Visitada por el Papa Juan Pablo II en su histórico viaje en enero de 1998, esta pequeña ermita es junto a un leprosario el principal lugar de devoción a esta deidad de creación popular, en una peregrinación en la que las plegarias se mezclan con el reggaeton, el pan con lechón, el ron y los habanos.

Y es que el sincretismo religioso, la mezcla de lo católico con lo africano en las raíces de la cubanía, están presentes en ofrendas y otras ceremonias características de este día por toda la isla y también fuera de ella.

En Cuba se venera a un San Lázaro qué no es Santo, es un personaje bíblico. San Lázaro, el mendigo, el de las llagas, las muletas y los perros, que tiene su origen en un pasaje de los Evangelios. Y hay que buscar esta equivalencia en los negros lucumíes que identificaron a sus dioses africanos con las imágenes cristianas. Para ellos el personaje evangélico era Babayú-Aye, el “orisha” que cura a enfermos y protegía a los pobres. Y con este carácter colocaron su imagen en los altares que construían en sus cabildos y lo popularizaron.

Y es este el santo que todos los cubanos de una forma u otra veneramos, al que todos los cubanos hemos pedido algo, el milagroso San Lázaro o Babalú Aye, el santo que cura y al que muchos cubanos le piden salud y prosperidad.

Para la Iglesia, el único santo de ese nombre es San Lázaro Obispo, sin llagas y con mitra, que se venera el 17 de diciembre y cuya imagen se encuentra en el Santuario del Rincón. La religión católica jamás santificó al mendigo de la parábola bíblica.

BABALÚ AYÉ
Babalu ayé es una de las deidades de la religión yoruba y en la santería sincretiza con San Lázaro. Representa las afecciones de la piel, las enfermedades contagiosas, especialmente las venéreas y las epidemias en el ser humano. Medio hermano de Changó, cuando los adivinos se reunieron para la distribución de los reinos le fue entregado el Reino de Dajome.

Es el santo más venerado de tierra Arará. Tiene el aspecto de un inválido, minado por un mal deformante, de piernas retorcidas y espinazo doblado. En Candomblé y Umbanda se lo representa cubierto de unos vestidos de paja. Deidad de la viruela, la lepra,y en general, de las afecciones de la piel. Orisha mayor y santo muy venerado. En realidad Babalú Ayé es un título que significa “padre del mundo” que se le daba a Chopono o Chakpata, el terrible Orisha de la viruela, cuyo nombre no podía pronunciarse.

A este Santo le gusta trabajar con muertos. Su color es el morado obispo y su día es el viernes, aunque para otros es el miércoles. Su número es el 17 y habla en el 4, el 11 y el 13 del Diloggún (Irosun, Ojuani y Metanlá).

Collares de cuentas negras, matipó de Oyá, Matipó de San Lázaro (blanco con rayas azules) cuentas rojas. Combinadas según el camino del Santo. Hoy es un día para pedirle salud a San Lázaro .

Se le ofrenda maíz tostado, ministras de diferentes granos, mazorcas de maíz asadas, pan quemado, agua de coco, vino seco, ajo desgranado, pescado y jutía ahumados, cocos, cocos verdes, cebolla, corojo, cogote de res, etc. Se le inmolan chivo con barba, gallina de guinea, gallo y paloma. Sus Ewe son cundeamor, sargazo, sasafrás, alacrancillo, apasote ateje, piñón botija, bejuco ubí, caisimón, albahaca, zarzaparilla, alejo macho, artemisa, caguairán, cenizo, copaiba, chirimoya, bejuco amarillo, bejuco lombriz, cardosanto, cabolletas, ortiguilla, incienso, millo, pica pica, etc.

Oramos y pedimos al Lázaro de las muletas y los perros, al Lázaro llagado y mendigante, al que se venera multitudinariamente en Cuba, por encima de cualquier tradición o doctrina teológica. En realidad a los devotos no parece importarles si es uno u otro, incluso de seguro no conocen la diferencia, y la posibilidad de que cada Lázaro haya sido una persona distinta.

Lo cierto para todos ellos es su bondad y su poder ,y sin sus milagros acaso este día no sería una fecha tan esperada. En el condado Miami-Dade el homenaje tiene como punto central en la iglesia “El rincón de San Lázaro” que se encuentra en 1190 E. 4 Ave, Hialeah, FL 33010.

Anuncios