Imagen

Cuba está situada en el corazón del béisbol caribeño. Este juego arribó a la isla en la década de 1860 cuando lo trajeron los estudiantes que regresaban de los Estados Unidos. El béisbol se expandió como la pólvora, en parte como un rechazo simbólico al régimen colonial español. Cruzando de un lado a otro la región, los cubanos compartieron el juego en todo el Caribe, y se ganaron el título de “Apóstoles del béisbol”.

El 29 de diciembre de 1878 se firma en en la calle Obrapía, número 17, el acta de constitución del primer campeonato cubano de béisbol., siendo inaugurado el primer evento profesional cubano de béisbol con un juego entre los clubes Habana y Almendares.

Se establece así la primera liga profesional caribeña: La Liga Profesional Cubana de Béisbol. Jugando en el invierno, la liga ofreció parte del mejor béisbol del mundo durante más de 80 años en que los jugadores de las Grandes Ligas, de las Ligas Negras y las estrellas caribeñas actuaban juntos.

Al no tener ninguna prohibición contra los jugadores profesionales negros, Cuba combinaba la pasión por el béisbol con la economía más sólida del Caribe para producir equipos que a menudo derrotaban a poderosos clubes de las Grandes Ligas. La afamada Liga de Invierno de Cuba generalmente comprendió cuatro clubes: La Habana, Almendares, Marianao y Cienfuegos.

ALMENDARES – “El que gane al Almendares se muere”
El club se distinguía por el color azul, teniendo como logo el alacrán.
Tomaron parte en campeonatos, de los cuales lograron el título en 24 de ellos, – máximo ganador de la liga – otro de los récords es el de haber logrado 47 triunfos en una temporada.
El primer triunfo lo conquistan en 1905. Además, destaca el triunfo invicto en la primera Serie del Caribe, efectuada en el Estadio de Cerro, en febrero de 1949.

HABANA – “La leña roja tarda, pero llega”
Distinguiéndose por el uso del color rojo. Su logo era un león.
Este club fue fundado en 1868, tomando verdadera forma en 1878. Debido a la garra con que jugaban fueron bautizados como los leones. Este equipo es el de más participaciones en el evento con 74 presentaciones, logrando en 30 ocasiones el título, 22 en el segundo lugar y 16 el tercero. En 2891 juegos obtuvieron 1553 victorias y 1338 derrotas, para un promedio de 537.

CIENFUEGOS – “El paso del elefante es lento, pero aplastante”.
Los distinguía el color verde, siendo representado por un elefante.
Incorporado en le serie de 1926-1927, no mantuvo estabilidad, ausentándose en la temporada 1927-1928 y reaparece en 1928-1929 hasta el torneo de 1930-1931. Regresan de nuevo en 1939 de manera definitiva a los campeonatos cubanos.
En total Cienfuegos obtuvo 732 victorias y 793 derrotas para un average de 480. En cinco ocasiones fueron campeones, en seis subtitulares y siete veces terceros.

MARIANAO – (no tenía lema)
Identificados por el color naranja. Representados por un tigre.
Llega a la liga cubana en el campeonato de 1922-1923, con Baldomero “Merito” Acosta en la dirección, logrando el título en el debut. El segundo campeonato lo obtuvieron al mando de Martín Dihígo en 1936-1937. Conquistaron las dos Series del Caribe donde intervinieron.
Desde la serie de 1948-1949 fueron bautizados como los tigres. Este club participó en 27 campeonatos de la liga cubana, obteniendo cuatro títulos, seis subtítulos y siete terceros lugares. Tuvieron record de 729-861, para un promedio de 458.

La variedad de mercancía producida para la Liga Cubana en las décadas de 1940 y 1950 sugiere el entusiasmo que tenían los cubanos por sus clubes. La rivalidad entre La Habana y Almendares fue especialmente intensa.
Aquí publicamos una pequeña muestra de la trascendencia a todos los medios, y negocios, del fanatismo de nuestro pueblo por estos fantásticos clubes profesionales.

Por supuesto que sobre la pelota aún nos queda mucho por comentar…

Anuncios