Imagen

Además del Puente de Miramar, que ya comentamos que comunicaba esta avenida con el Vedado, entre 1921 y 1924 se construye en la 5ta Avenida la “Torre Reloj”, diseñada por el arquitecto George H. Duncan, autor también de la llamada “Fuente de las Américas” inaugurada en 1924 y situada en la misma entrada de la importante avenida. El origen del campanario, con cuatro esferas, confina con el mismo nacimiento del reparto Miramar. Las cuatro campanas del reloj tienen grabado el nombre de José López Rodríguez (Pote) y su sonido reproduce las campanas del famoso Big Ben de Londres.

A la altura de la calle 42 se halla “La Copa”, que da nombre a la zona, y que fue donada por Carlos Miguel de Céspedes en sus días de ministro de Obras Públicas del gobierno de Gerardo Machado.

En la esquina de la calle 82 se levanta un impresionante templo católico, nos referimos a la Iglesia “Jesús de Miramar”, uno de los santuarios de mayor tamaño en Cuba. Su construcción se inició en 1948 y se inauguró el 28 de mayo de 1953. Se hace en estilo romano-bizantino. Su arquitecto fue Eugenio Cosculluela y Barreras. Las pinturas murales de la iglesia fueron pintadas por el pintor español, Cesáreo Marciano Hombrados y de Oñativia entre los años 1952 y 1959. Hay más de 266 figuras representadas en los 14 grandes murales. Su modelo para la Virgen María era su esposa, Sara Margarita Fernández y López. Su órgano, el más grande en Cuba (con 5000 tubos) se inauguró el 22 de noviembre de 1956. Partes del órgano fueron traídos de España y el resto se construyó en la Iglesia por el español Guillermo de Aizpura.

La Quinta Avenida no es una vía homogénea, la unidad que le otorga su paseo central arbolado no impide que haya diferencias, por zonas, según su arquitectura y la época de construcción. El tramo menos parecido al resto es el comprendido entre las rotondas de las calles 112 y 120. Allí frente al famoso “Coney Island Park”, existía un conjunto de bares, billares y centros nocturnos como “Panchín”, “Pompilio”, “Rumba Palace”, “El Niche”, “Choricera”, “Los Tres Hermanos”, “Pennsylvania”, “La Taberna de Pedro”… construidos casi todos de madera, con piso de cemento y techos de zinc y que lindaban con lo marginal, pero que eran visitados por todas las clases sociales. Ya comentaremos sobre esto en otra publicación.

El “Coney Island Park” fue uno de los primeros parques de diversiones de Cuba y América y visitado por miles de personas diariamente. Contaba con las más novedosas atracciones mecánicas de la época, aunque sin lugar a dudas la principal atracción era la montaña rusa. ¿Alguien recuerda la “muñeca” gorda, a la entrada, que reía sin parar hasta que nos contagiaba su risa?

Como ven, la Quinta Avenida, no solo se le puede considerar como una de las más largas de la capital cubana, sino también como la más bella, elegante… y variada.

(En las fotos: El desaparecido Puente de “Pote”, sustituido por el tunel bajo el rio, la Torre, la Copa y la Fuente de las Américas.)

Anuncios