Imagen

La Quinta Avenida es una de las arterias principales del municipio de Playa, en La Habana.- Se extiende desde el túnel que la conecta con la calle Calzada, del Vedado, hasta el río Santa Ana, en la localidad de Santa Fe. Su trazado resultó decisivo para el fomento de los repartos Miramar, Playa de Marianao, y Country Club. Posteriormente del Biltmore y el Nuevo Biltmore, actualmente los repartos Siboney y Atabey.

EL INICIO…
En el segmento nordeste del término de Marianao estaban los terrenos de “La Miranda”, un potrero de unas 145 hectáreas donde pastaba ganado a la brisa y el olor del mar. En 1911, Manuel José Morales, dueño de esos terrenos, aledaños a la costa, solicitó una licencia de urbanización al Ayuntamiento. Morales lo había arrendado en 1901 a los herederos del Conde Ibáñez por 600 pesos anuales.

Desde entonces el nombre de Miramar comenzó a mencionarse.

En 1916 comenzó a concretarse el trazado de sus calles y las facilidades urbanísticas. Tenía un nuevo propietario, don José López Rodríguez conocido como “Pote”, uno de los personajes más polémicos del momento. Entre otros asuntos, se comentaba que se había apropiado de dinero manipulando capital de personas ligadas a los negocios azucareros.

“Pote”, en sociedad con Ramón González Mendoza, impulsó la expansión de Miramar, reparto que los habaneros coincidieron en rebautizar, en sus inicios, como “Nuevo Vedado”. En 1918, en el clímax de la “danza de los millones” producida por el auge del azúcar de caña durante la Primera Guerra Mundial, las residencias palaciegas comenzaron a proliferar.

En el diseño de la importante vía intervino el arquitecto norteamericano John F. Duncan, autor del monumento al presidente Grant, en Estados Unidos, junto al arquitecto cubano Leonardo Morales, graduado en la Universidad de Columbia. Por eso se dice que Miramar, con sus manzanas rectangulares de 100 por 200 metros, se parece tanto a Manhattan.

A Morales le debemos entre muchas otras obras, el “Vedado Tennis Club”, La Habana (1912), la casa de Eduardo J. Chibas, de 17 y H, Vedado La Habana (1926) o la Iglesia de “Santa Rita” en la misma 5ta avenida de Miramar, La Habana (1942). Sobre su proyecto de La Mansión de Mark A. Pollack, Country Club, La Habana (1930), ya hicimos una publicación.

El 27 de febrero de 1921, el Puente Miramar, también llamado “de Pote”, comunica la calle Calzada del Vedado con lo que una década después será la fastuosa Quinta Avenida. Metálico, de supuesto “buen gusto”, el paso basculante sustituyó a un pontón de sogas que, por el norte, permitía cruzar el Almendares cerca de su desembocadura. Un mes más tarde, el 29 de marzo de 1921, “Pote” se suicida. Al parecer, la crisis económica del 21 lo llevó a la bancarrota, aunque medios de prensa revelaron que en su caja fuerte de la librería “La Moderna Poesía”, de la que era dueño, encontraron 10 millones de pesos, lo que dio pié a muchas especulaciones…

(La foto superior es de 1920. Como dato curioso, la única construcción importante que se observa es el antiguo “Miramar Yacht Club”, del que en otro momento comentaremos.
La foto inferior es de 1928… menudo cambio..)

Anuncios