Imagen

Tocó para la Reina Isabel II quien lo condecoro con la orden de Carlos III. (Publicado por D.Jácome)

José Silvestre White Laffite, nació en Matanzas, el 17 de enero de 1836. Músico y violinista cubano que junto con Ignacio Cervantes fueron de los mayores precursores de la música cubana del siglo XIX, así como del género de Habanera.

Hijo de un comerciante de origen Francés y una criolla negra fue un niño prodigio y desde muy temprana edad estudiaba la música y componía sus primeras obras generalmente para instrumentos de cuerdas. Cuando cumplió los diecinueve años de edad, ya conocía y tocaba dieciséis instrumentos musicales, entre ellos, el violín, la viola, el violoncello, el contrabajo, el piano, la guitarra, la flauta, el corvetín y la trompa.

En 1840 inició sus estudios con su padre, Carlos White, y entre 1843 y 1844, los continuó con José Miguel Román, y a partir de ese último año, con Pedro Haserf. El 21 de marzo de 1855, ofreció su primer concierto, en la ciudad de Matanzas, acompañado por el célebre pianista norteamericano Luis M. Gottschalk.

El 27 de mayo de 1855 viajó a París, donde ingresó el 14 de junio de 1856 en el Conservatorio de esa ciudad, en la clase de Jean Delphine Alard, y tuvo como condiscípulo a Pablo de Sarasate. Ese mismo año, White obtuvo el Primer Premio del Concurso del Conservatorio de París, con lo cual quedó consagrado definitivamente en la aristocracia de los virtuosos del instrumento.

Fue aclamado en muchos salones y salas de conciertos en París, Madrid, Nueva York y tocó con su mágico violín para la familia imperial francesa en el palacio de las Tullerías y para la reina Isabel II quien lo condecoro con la orden de Carlos III. Fue nombrado director del conservatorio imperial de Rio de Janeiro cargo que desempeño hasta 1889 en que disuelto el imperio regresa a París.

Su instrumento, un Stradivarius de 1737, llamado “Canto del cisne” fue el último que realizara el gran luthier Cremonese, a la edad de 93 anos. Para adquirirlo, White vendió dos casas de su propiedad en su natal Matanzas, Cuba.

De Cuba fue expulsado en 1875 junto a Cervantes por dedicar varios de sus conciertos para recaudar dinero para la causa cubana.

Aunque después del establecimiento de la República cubana visita la Isla, sigue viviendo en Francia donde trabaja para el conservatorio de París enseñando y componiendo piezas de gran valor artístico, fue alabado por su virtuosismo y la elegancia de su interpretación. Una de sus obras más conocidas sin dudas es “La Bella Cubana”. Esta obra fue una de las primeras grabaciones experimentales del gran Tomas Alva Edison cuando inventaba el gramófono. La obra como una habanera fue compuesta en 1924 por White .

Fallece en París, el 12 de marzo de 1918, a la edad de ochenta y dos años.

La “Gazzete Musicale de Paris” del 3 de agosto de 1856, dice acerca de White:
..¿donde tomó sus primeras lecciones? ¿Cómo este hijo de América se ha hecho el émulo de los más grandes violinistas conocidos en Europa? He aquí lo que ignoramos y lo que desearíamos saber por honor de la Escuela americana, de la que es una soberbia muestra el eminente White…

Anuncios