Imagen

La Universidad de La Habana fue fundada el 5 de enero de 1728 por los frailes Dominicos pertenecientes a la Orden de Predicadores, y es la universidad más antigua de Cuba y también una de las primeras de América.

Su primer nombre fue “Real y Pontificia Universidad de San Gerónimo de La Habana”. En esta época las universidades necesitaban autorización real o papal, lo que explica los nombres “Real y Pontificia”, dadas para su fundación por el papa Inocencio XIII y el rey Felipe V de España.

Desde la solicitud en 1670, no fue hasta 1721 que el Papa Inocencio XIII autoriza a los dominicos para crear un “studium generale”, dando así a estos religiosos la prioridad en la enseñanza y asunción de los cargos directivos. Pleitos de intereses entre representantes del gobierno civil y los religiosos, dilataron su fundación hasta el 5 de enero de 1728.

Apenas dos años después de fundada, se publican los primeros estatutos de la Real y Pontificia Universidad, cuya aprobación por el Rey fue celebrada con demostraciones de júbilo y reconocimiento. Las prohibiciones y exigencias que en estos estatutos aparecen se refieren a la necesidad de legitimidad, limpieza de sangre, buena vida y arregladas costumbres, todo lo que se acreditaba mediante los correspondientes documentos sacramentales y el testimonio de testigos.

La universidad, en 1850 cambia su nombre por “Real y Literaria Universidad de La Habana”. Para ese entonces la enseñanza contaba con las Facultades de Jurisprudencia, Medicina, Cirugía y Farmacia. Ya en tiempos republicanos, el nombre se cambió a “Universidad Nacional”.

La universidad fue inicialmente establecida en el convento de “San Juan de Letrán” ubicado en el casco histórico colonial de la ciudad , detrás del Palacio de los Capitanes Generales.

Luego de tener los más diversos usos, esta edificación fue comprada en 1916 en subasta pública por la empresa Zaldo y Compañía para levantar en esa manzana un gran edificio. La demolición comenzó en 1919 por la iglesia y el primer claustro, pero se detuvo por problemas financieros. Mientras, el viejo convento de los dominicos se convirtió en un “solar” (cuartería).

Pero a finales de los 50, fueron totalmente demolidos la iglesia y el convento dominicos sin dejar siquiera un muro para recordar que por sus aulas transitaron algunos de los fundadores de la nación cubana: Félix Varela, José de la Luz y Caballero, Carlos Manuel de Céspedes, José Martí…

En su lugar se levantó un edificio moderno donde radicó el Ministerio de Educación y cuya azotea sería una terminal de helicópteros, que no dispongo de datos que confirmen haber sido usado para ese fin en alguna ocasión.

Como dato interesante, no fue hasta más de 150 años, después de su fundación, que matricula la primera mujer en una Facultad Universitaria: Doña Mercedes Riba y Pinos. Consta en expediente de la Facultad Filosófica y Letras, el 6 de septiembre de 1883.

Anuncios