Imagen

Quizás algunos no recuerden, o no sepan, que el primer Palacio de Deportes que hubo en La Habana, estaba exactamente donde actualmente se encuentra la “Fuente de la Juventud”, frente al Hotel Riviera. Y recuerdo, de niño, allí disfrutar de los famosos circos “Ringling Brothers” o “King American Circus” y algunos grandes espectáculos de patinaje sobre hielo, porque también disponía de esa posibilidad.

EL PALACIO DE CONVENCIONES Y DEPORTES
A mediados de 1944, durante la presidencia de Fulgencio Batista se construyó este edificio destinado a celebrar peleas de boxeo ,lucha, baloncesto, voleibol y donde bajo el tabloncillo se contaba con una piscina. Su construcción se debió al arquitecto Pérez Benitoa. Estaba ubicado, como ya les comenté, en la calle Paseo junto al mar y frente al Hotel Riviera. Construirlo allí fue una falta total de perspectiva del desarrollo urbanístico de La Habana y en 1955 bajo la presidencia del mismo Batista, tuvo que demolerse para continuar el malecón desde G hasta la calle 8 del Vedado. En el local además se presentaron algunos grandes espectáculos además de los ya mencionados.
Esto motivó la necesidad de que se previese la construcción del actual Coliseo de la Ciudad Deportiva.

LA ACTUAL CIUDAD DEPORTIVA
Clasificado como una de las obras de mayor relevancia de la Ingeniería Civil cubana, fue construido en 1957 y ubicado en unas 26 hectáreas en el área limitada por la Vía Blanca, la avenida de Rancho Boyeros, Santa Catalina y Primelles, en el Municipio Cerro de La Habana. Los terrenos fueron cedidos por el Alcalde de La Habana Justo Luis del Pozo.

En estos campos se previó construir un Estadio Olímpico, cuatro campos de tenis, gimnasio, piscina olímpica, piscina de clavado y un bello Palacio para los Deportes o Coliseo, para sustituir al que se demolió. También se programó construir cuatro campos de béisbol, uno de soft ball, pista de carreras, tres campos de baloncesto y voleibol, canchas de handball y squash, lo que no se cumplió totalmente.

El Coliseo se comenzó a construir en el mes de noviembre de 1952. Es un edificio de planta circular de 20 mil m² construido de hormigón, tiene 103.2 metros de diámetro exterior y se sustenta en 48 columnas distribuidas en dos círculos concéntricos de 24 columnas cada uno. El círculo interior tiene 62.8 metros de diámetro y el exterior 88.30. A partir de este último círculo se proyecta un voladizo de 7.45 metros de luz sobre el cual descansa una placa de hormigón preforzado de 24 cm de espesor y a una altura de 6.65 metros sobre el nivel del terreno. Para garantizar la iluminación diurna el domo tiene 44 cúpulas transparentes de 2 metros de diámetro cada una y para la nocturna se le dotó de 180 lámparas de 2 mil watts.

La cúpula de hormigón armado que cubre la instalación, tiene 88 metros de diámetro, sin apoyo interior alguno y está soportada por una viga circular de hormigón postensado que se apoya en las 24 columnas exteriores, con asiento en forma de balancín que le permite realizar los pequeños movimientos de dilatación y contracción debido a los cambios de temperatura. Esta cúpula fue realizada por una compañía norteamericana y los demás trabajos fueron acometidos por el antiguo Ministerio de Obras Públicas y el sistema de contratas e ingenieros cubanos, dirigidos y supervisados por el Ingeniero Luis Arroyo y Ángela, esposa de este. El costo del Coliseo alcanzó la suma de 4 millones de pesos.
La capacidad del edificio es de 15 mil personas y uno de sus aspectos más notables lo constituye el sistema de salida que está previsto para que en 5 minutos puedan abandonarlo todos los asistentes.

La inauguración del Coliseo se efectuó el 26 de febrero de 1958, aunque después se continuaron realizando otras de las instalaciones previstas.

En el frente del gran coliseo existe una estatua en bronce de una mujer desnuda corriendo con los brazos abiertos. Esta obra titulada La Meta es del escultor Fernando Boada Martín y fue realizada entre 1936-1937.

El Coliseo constituye una de las obras de mayor relevancia de la ingeniería civil cubana, el domo o cúpula de 95 metros tiene como característica muy moderna la presencia de tejas translúcidas, que permiten el paso de la Luz solar, cuyos rayos caen sobre el tabloncillo desmontable de singular calidad, donde pueden realizarse múltiples eventos deportivos y recreativos.

Anuncios