Etiquetas

, ,

Publicado por Derubín Jácome

El etnólogo Fernando Ortiz realizó notables aportes relacionados con las fuentes de la cultura cubana, afirmando que Cuba era un ajiaco por la diversidad de razas y culturas que influyeron en la formación de su nacionalidad. Y es indiscutible que la nacionalidad cubana se ha nutrido de casi todo tipo de inmigraciones. En “Cuba en la Memoria” ya hemos comentado sobre algunas y hoy lo haré sobre los gitanos.

Aunque no existen investigaciones profundas sobre la entrada de gitanos a Cuba, hay autores que consideran que los primeros llegaron junto con los colonizadores, pues era frecuente que se utilizara a los gitanos presos para conformar las tripulaciones de los barcos que se lanzaban al Nuevo Mundo. Pero aunque su presencia en Cuba se remonte a los tiempos de la colonia, se afirma que la mayor oleada llegó a raíz de la II Guerra Mundial, cuando los nazis exterminaron en los campos de concentración a medio millón de seres, pertenecientes a esa etnia, en Europa Central.

Todo parece indicar que las migraciones sucedieron al comienzo del siglo XX, cuando varias familias o tribus gitanas llegaron junto a las oleadas de inmigrantes españoles que vinieron a probar fortuna, pero no fueron muchos los inmigrantes de esa procedencia los que arribaron a nuestro país.

En Cuba, si bien los gitanos fueron menos discriminados que en otros lugares, también sufrieron lo suyo en este período. Hasta una ley, dictada en 1936, prohibió su ingreso a la Isla, algo que constituía un verdadero crimen, toda vez que en esos momentos muchos de ellos huían de España, donde fueron duramente perseguidos por el franquismo durante la Guerra Civil Española.

Referencias del tema en nuestra literatura las encontramos en libros como “La cubanita que nació con el siglo” donde nuestra escritora Reneé Méndez Capote les dedica un espacio; y también en la prensa, como en uno de los números de la revista “Carteles”, fechado en 1940, donde se publicó un reportaje que reseña cómo se refugiaron en los arrabales de la Habana de intramuros. Una de las fotos muestra sus carpas, las bellas mujeres ataviadas con vestidos típicos y los tocadores de guitarra española. Los habaneros los recibieron con una naturalidad no exenta de cierta curiosidad.

Muchos de ellos llegaron a Cuba para utilizarla como punto de partida para viajar a otros países, pero algunos se quedaron, integrándose, y sus descendientes encontraron en la isla, como ellos mismos expresan, un país donde podían vivir tranquilos.

GITANOS EN CUBA
Los gitanos o romanís, según algunos estudiosos del tema, son un pueblo que procede originalmente de la India, donde los expertos calculan que existen 17 millones. No hay datos de lo que han emigrado hacia Asia, África, América y mayoritariamente a Europa.

De los países europeos, la tierra española fue una de las que mejor se ajustó a los intereses de los gitanos, al igual que Hungría, Rumania y Bohemia. Conservan su propia lengua, pero generalmente hablan más de un idioma como resultado de su vida nómada. Sus hijos son inscritos en el país que nacen con nombres de esa lengua, aunque tienen además su patronímico propio gitano. Por encima de todo aman la libertad, respetan y son fieles hasta morir al jefe de su tribu. Son extremadamente supersticiosos.

Aunque por su condición de nómadas se podían encontrar en cualquier lugar de la isla participando como artistas en el circo, como vendedores en ferias y parrandas, o improvisando chinchales y timbiriches para la venta de mercancías elaboradas incluso por ellos mismos, existen referencias documentadas que los ubican, en otros tiempos, en algunos centrales azucareros como el Chaparra y otras regiones del oriente cubano. También en la provincia de Las Villas era frecuente ver sus campamentos, como por ejemplo, a las afueras de Camajuaní.

Pero los gitanos no solo se han dedicado a la lectura de la fortuna, el comercio, el servicio o el nomadismo. También existen entre ellos intelectuales, políticos y personajes de la farándula, algunos tan conocidos como Charles Chaplin, la actriz Rita Hayworth, el teólogo Frei Betto y hasta el mismo ex presidente de Estados Unidos, Bill Clinton. Quizás existan también en nuestro país figuras destacadas…

En Cuba dejaron la huella de muchas de sus costumbres. Difundieron las ferias, los carnavales y el circo ambulante, del que llegaron a existir 42. Hay palabras de su lengua incorporadas a la jerga de los compositores del feeling de la década de 1940 y de la actual música bailable salsera… y hasta en los dulces: el brazo gitano.

En las artes plásticas de este período (1925-1940) sin dudas Víctor Manuel García Valdez (1897-1969) con su “”Gitana Tropical”, pequeña pintura (46 x 38 cm) pintada sobre madera y premiada en el Salón de Pintores y Escultores de 1929, al igual que en otras obras, nos representa a una muchacha mestiza, más cercana al tipo “gitana” que a la cubana. De ahí su título.

La presencia de numerosos “gitanismos” en el español de Cuba no puede atribuirse a la inmigración de gitanos, que fue escasa, sino al lenguaje coloquial de los españoles. Recordemos que Andalucía, fue la zona de mayor asentamiento y arraigo de los gitanos en España, y precisamente allí fue donde se propició la asimilación de numerosas voces del caló al idioma español. Y como desde Andalucía se organizaron todas las empresas de conquista de Canarias y de gran parte de las de América, no es de extrañar que andaluces y canarios fueran los que esparcieran por el Nuevo Mundo los gitanismos. Por lo que en el habla coloquial popular de nuestro país son numerosos los gitanismos

Como ejemplo de ello, a continuación relacionamos los siguientes: acurdar (emborrachar) , andoba (fulano), barín (bueno), berro (cólera, disgusto), birlar (robar), bisnar (vender), de buten (de maravilla, de primera), chiva (soplón, delator), chola (cabeza), chota (soplón), chusma (muchedumbre vulgar), coba (halago, adulación), cúmbila (compañero, amigo), curda (embriaguez, borrachera), furnia (cueva), garito (casa de juego), guillarse (hacerse pasar por algo distinto de lo que se es, hacerse el tonto), jamar (comer), jarana (broma), jeta (cara), jiña (excremento), jiñar (defecar), jiribilla (salero, gracia), mangar (engañar), menda (yo), pargo (homosexual), pirabear (fornicar), pirar (marcharse, irse), puro,ra (padre, madre), sandunga (donaire, garbo), sornar (dormir)…

En la actualidad existe en Camagüey la “Agrupación Flamenca Sangre Gitana” integrada por unas 130 niñas y adolescentes de dicha ciudad y dirigidas por su fundadora, Yaineris Torres Pérez, que desarrolla una interesante labor con amorosa pasión por ese tipo de expresión cultural.

Al menos yo, “menda”, así lo considero…

CUBA EN LA MEMORIA 07/03/2016

Anuncios