(Imagen: Postal del 12 de Mayo, con comentarios de la llegada a Cuba de Don Tomás Estrada Palma- enviada a Teté Bances, la nuera de José Martí)

El 11 de mayo el mandatario electo desembarca en La Habana, y el 15, el Senado y la Cámara de Representantes, que se constituyeron ese mismo día, lo proclamaban Presidente de la República.
Llevaba unos 25 años fuera de la Isla y una bien orquestada campaña publicitaria a su favor alabó al maestro, al padre de familia, al amigo de Martí, al hombre que en aras de la patria renunciaba a su ciudadanía norteamericana. Los cubanos de Nueva York lo habían despedido con un banquete y le obsequiaron una pluma de oro.

Ya el 24 de febrero de 1902, las provincias validaban a Tomás Estrada Palma para su alto cargo.
Anuncios